Cultura






El Arte de Cultivar el Alma 

Fuente: José G. Camacho
CEO y FUNDADOR Mundo Emprendedor

   Cuando hablamos de cultura llega a nuestra mente un sin fin de ideas que dan sentido al término, en lineas generales son dos las concepciones que dan forma básica al concepto; por un lado se considera Cultura al gusto excelso por las bellas artes y las humanidades, concepción entendida ademas como Alta Cultura. en este sentido y como contexto mas amplio y común se entiende como cultura el conjuntos de saberes, creencias e idiosincracia que definen a las sociedades, destacando elementos claves como los medios materiales que emplea el grupo social para comunicarse entre sí y solventar sus necesidades de sentir, ser y hacer.

   Si vamos a la etimología de la palabra,  encontramos un mágico concepto que llena de ilusión el contexto que ocupa la palabra de este punto en adelante, y es que Cicerón en su obra Tusculanae Disputationes, describe la cultura como la cultivación del alma o “cultura animi”, partiendo de esta metáfora sublime fueron muchos los escritores que plasmaron su visión refiriéndose al termino de "Cultivación del Alma" (cultura) como la forma en que los seres humanos abandonaban su barbarie y que a través de artificios cultivables se transforman en seres humanos capaces de entender, conservar y preservar sus ideas, legados y entorno social.  

   Para la UNESCO ..."la cultura puede considerarse actualmente como el conjunto de los rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o un grupo social. Ella engloba, además de las artes y las letras, los modos de vida, los derechos fundamentales al ser humano, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias y que la cultura da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismo. Es ella la que hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos. A través de ella discernimos los valores y efectuamos opciones. A través de ella el hombre se expresa, toma conciencia de sí mismo, se reconoce como un proyecto inacabado, pone en cuestión sus propias realizaciones, busca incansablemente nuevas significaciones, y crea obras que lo trascienden".

   En conclusión, somos actores fundamentales en el arte de cultivar el alma, conservar los rasgos distintivos de nuestro entorno y potenciar el espíritu emprendedor, artístico y creativo de nuestros niños, jóvenes y no tan jóvenes; somos luz en la sombra, somos emprendedores culturales,  artísticos y creativos.


¿Te animas a crear cultura? ¿te animas a SER cultura? 


Mundo Emprendedor